Las Deudas Buenas o Malas

Antes de determinar si Las Deudas son Buenas o Malas, definamos primero qué son las Deudas. 

¿Qué son las Deudas?

Deuda es un concepto que hace referencia a la obligación que una persona u organismo tiene de pagar, reintegrar o satisfacer algo (generalmente dinero) a otra. En la economía individual existen diversas deudas asumidas, las cuales se definen como cuentas a pagar. Pueden producirse cuando el sujeto pide un préstamo o cuando adquiere productos en cuotas o con pago diferido. Si una persona compra un televisor y paga sólo el 50%, quedando la otra mitad pendiente de pago hasta el mes siguiente, habrá contraído una deuda.

Las Deudas: buenas o malas

Las deudas Buenas o Malas

Antes de responder esta pregunta, es necesario primero analizar otra: ¿Para qué te vas a endeudar?

El endeudamiento es parte de la cultura financiera ya sea personal, familiar o empresarial. Se endeuda con el propósito de cumplir una meta o consolidar un crecimiento.

Entonces, ¿para qué piensas endeudarte? ¿Para estudiar, para comprar una vivienda, para montar un negocio, para comprar maquinaria, para desarrollar alguna actividad productiva? Para cualquiera de estas necesidades, el endeudamiento se considera positivo, así que podríamos decir que en este caso las deudas son buenas y las consideramos nuestras amigas.

Por el otro lado, cuando decidimos endeudarnos para cubrir un capricho, o darnos un lujo, es cuando la situación puede  tornarse negativa y las deudas pueden convertirse en deudas malas, y las veríamos como nuestras enemigas.

La verdad es que no hay que tener miedo a endeudarse. El endeudarse ayuda a cumplir objetivos. Lo que sí es importante es hacerlo de forma consciente y controlada. Las deudas que decidamos adquirir deben además ser manejables, que podamos cumplir con los plazos e intereses que se deriven de la misma.

Cuando una persona se endeuda, su relación con el dinero cambia por completo, y su vida empieza a girar entorno a las deudas, aumentando los niveles de estrés y en ocasiones la situación se vuelve incontrolable. Por eso hay que analizar cuidadosamente la decisión de endeudarse.

¿Que decidimos?  Las deudas Buenas o Malas

Las deudas en si no son malas, lo que las convierten en algo negativo son las razones por las cuales decidimos endeudarnos, el tamaño de dicha deuda y las responsabilidad con que afrontemos el compromiso,

Analicen con mucha cautela antes de comprometerse con una deuda, ¿de verdad es algo que necesitan? ¿Qué beneficios les va a reportar? ¿Pueden pagar holgadamente la cuota?.

 Aquí les dejo una serie de preguntas para que las respondan antes de adquirir una deuda

– ¿Realmente lo necesita?

– ¿Lo necesita ahora o podría esperar hasta poder pagarlo en efectivo?

– ¿Cuánto más le va a costar comprarlo con crédito que si utilizara el efectivo?

– ¿Puede permitirse los pagos mensuales?

– ¿Qué otras cosas tendrá que sacrificar para poder pagar las cuotas mensuales?

– ¿Vale la pena ese sacrificio?

– ¿Qué tasa de interés le cobran?

– ¿Cuánto supone el coste total?

– ¿Cuánto subirán las cuotas mensuales si suben los tipos de interés?

Si luego de responder todas las preguntas sigue pensando que le conviene endeudarse, analícelo nuevamente. Ya luego decida lo que más le convenga y honre sus compromisos.

A lo largo de su vida seguramente a visto a alguno de sus familiares y amigos, sufrir y padecer por culpa de dudas que no están en condiciones de enfrentar, y aunque a muchos nos cuesta aprender en cabeza ajena, no esta de mas recordar esos casos, y analizar la situación para evitar caer al igual que ellos en compromisos que no se pueden pagar y que al pensarlo bien, son compromisos que no debieron adquirirse en primer lugar. 

Las Deudas no deben tomarse a la ligera, pienso que como sociedad estamos acostumbrados  a usar las tarjetas de crédito de forma indiscriminada y creer que es algo inofensivo, y la verdad es que pueden perjudicarnos fuertemente.