Hábitos para unas Finanzas Sanas

Otro de los aspectos a los que debes prestar atención en esta tarea de hablar de finanzas con tus hijos, es enseñarles hábitos para unas Finanzas Sanas, en otras palabras, crear bueno hábitos de consumo.

¿Qué son buenos hábitos de consumo?

Definamos primero a que me refiero con buenos hábitos de consumo. Existen diferentes aspectos en los que podemos fijarnos para definir qué hábitos de consumo son buenos y cuáles no.

Si pensamos en el medio ambiente, podemos decir que buenos hábitos serian comprar alimentos orgánicos o comprar marcas de empresas que mantienen campañas de concientización del cuidado del medio ambiente por ejemplo, si nos referimos a consumo saludable en términos de alimentación balanceada, podemos mencionar  la compra de alimentos poco procesados, sin azúcar, naturales, etc.

En este caso nos estamos refiriendo, en términos generales, a hacer uso inteligente del dinero y a no derrocharlo. Comprar lo que se debe comprar y cuando debe ser comprado. Crear hábitos para unas Finanzas Sanas.

¿Cómo puedes hacer esto?

Involúcralos en el proceso de las compras. Quizás en este momento llevar a los niños al supermercado no sea la mejor opción, debido a las restricciones que hay, y a que todos tenemos en mente hacer las compras de forma rápida para disminuir la exposición al contagio, pero hallemos la forma de hacerlo.

Pongamos a trabajar la mente y busquemos soluciones en vez de enfocarnos en los obstáculos. Permítanme plantear los dos escenarios.

Finanzas sanas

Si puedes llevarlos contigo a hacer las compras.

Lo primero que te recomiendo es que lleves una lista de lo que necesitas. La manera más sencilla de comprar cosas que no necesitamos, es ir al supermercado sin tener claro qué es lo que vamos a comprar. Además, pasearse por todos los pasillo con los niños, viendo que comprar, de seguro que incrementa las posibilidades que te pidan múltiples cosas.

Entonces una vez en el súper, compártele tu planificación de compra. Muéstrale sobre los diferentes precios que tienen los productos. Explícales porque escoges uno sobre otro.

Hazle notar que los productos que están en el carrito son todos necesarios y no son caprichos. Muéstrales que los gustos, si los hay, son una proporción muy pequeña respecto a los productos de primera necesidad. Que entienda la diferencia entre gastos necesarios y gastos innecesarios o deseos.

Como te comente en este artículo, evita usar lenguaje tóxico, no les digas que no tienes dinero para comprarle eso que te está pidiendo, explícale que hay una planificación y que el uso del dinero ya está definido. Y si le compraste alguna golosina, asegúrate de que entienda que ese no es un gasto necesario sin embargo hay una parte destinada para ello.

Al momento de pagar, recuérdale de donde salió el dinero con el que estás pagando.

Hábitos para unas finanzas sanas

Si no puedes llevarlos contigo a hacer las compras.

Se me ocurre que puedes entonces guardar las compras junto a ellos. Y a medida que lo hagas irle explicando de igual manera que compraste y por qué. Quizás incluso hacer la planificación previa con ellos. Hacer el inventario de lo que tienes y de lo que hace falta, de manera que sepan porque compras pasta pero no arroz por poner un ejemplo.

La idea de todo esto es ir enseñándoles desde pequeños a manejar el dinero, y las emociones también. La planificación evitará compras por impulso. Crea en ellos hábitos para unas Finanzas Sanas.

Como les he dicho desde el comienzo, la forma más natural de enseñar a los niños es con el ejemplo. Involucrarlos en estas actividades cotidianas mientras son niños, les hará mucho más sencilla la adaptación cuando sean ellos los que deban realizarlas. 

A continuación te presento algunos hábitos que si los tienes, debes eliminarlos a la brevedad.

¿Qué hábitos puedes tener que no te favorezcan para mantener unas finanzas sanas?         

  • Comprar artículos que no necesitas, solo porque están en oferta. Si compras lo que no necesitas, así esté en oferta, no estás ahorrando nada, estás gastando sin necesidad.
  • Comprar por impulso. Está bien darse algún gusto de vez en cuando. Pero no puedes hacer de esto la normalidad. Entrar a alguna tienda a comprar 1 artículo y salir con 10.
  • Comprar la marca más cara, solo porque es marca. No me mal entiendan, no me refiero a que compres lo más barato. Solo que lo hagan a consciencia. Muchas veces hacemos las cosas tan automáticas, como siempre las hemos hecho, sin fijarnos que quizás hay otras opciones igual de buenas y con mejor relación precio/valor. Solo les pido que lo evalúen.

Si tienes algunos de estos hábitos evita transmitirselo a tu hijos, estas a tiempo de corregirlos. Piensa que otros hábitos pueden alejarte de alcanzar las metas que quieres. Recuerda que para alcanzar lo que queremos es necesario hacer sacrificios, y trabajar por ellos. No es suficiente con querer, también hay que hacer.

Cultiva hoy los hábitos para unas Finanzas Sanas, en ti y en tus hijos.