Fomentar el Ahorro en los Niños

Estuvimos hablando en el articulo anterior sobre La Importancia y los Beneficios del Ahorro, hablemos ahora sobre la importancia de Fomentar el Ahorro en los Niños.

Comentamos en publicaciones previas, que fomentar el ahorro en los niños es uno de los pilares fundamentales para lograr una buena Educación Financiera, pero como los pilares anteriores, puede que su aplicación no resulte tan sencilla para ti. 

Comenzaré diciendo que la manera de inculcar y fomentar este hábito, dependerá enteramente de tus condiciones, económicas y familiares. Corresponderá a cada uno buscar la mejor manera para lograr introducir este concepto en la vida de sus hijos. 

Sin embargo, sí estaremos repasando varias opciones para que puedan escoger e incluso les permita conseguir las suyas propias. En lo que no podemos fallar, es en hacerlo. 

Fomentar el ahorro en los niños

Maneras de Fomentar el Ahorro en los Niños

Lo primero que debe existir para enseñarles sobre el ahorro, es que puedan manejar su propio dinero. ¿Y de donde va a salir este dinero?, de entregarle una mesada. Y especifiquemos un poco como funciona esto de la mesada.

Cuando defines entregarle una cantidad de dinero semanal a tus hijos, es importante definir cual es la función u objetivo de ese dinero, no se trata de regalarles el dinero, se trata de permitirles a ellos manejar una parte del dinero que ustedes como padres destinan para ellos. 

Hagamos un ejemplo. Digamos que determinas según tu presupuesto mensual, qué cantidad de dinero gastas en comprarles dulces, galletas, helados, etc. Puedes definir entonces entregarle esa cantidad de dinero y ellos se encargarán de comprarlos. Y no significa que van a ir a comprarlas por si mismos, o no necesariamente si no tienen la edad, pero sí van a decidirlo. 

¿Cómo funcionaría? Puedes conversar con ellos y explicarles como funcionaría el trato, estipulas la cantidad semanal que le vas a dar y los llevas a hacer las compras contigo. Revisarán los precios y ellos decidirán en qué gastarlo. Lo importante es no comprarles tú aquello que ellos deciden no comprar. 

Si su decisión, es comprar por ejemplo, la galleta o el chocolate más caro del supermercado, que solo le va a durar dos días en vez de comprar otros artículos mas económicos que les podrían durar toda la semana; al momento que esa galleta o chocolate se acabe (a los dos días),  no puede haber más, no porque tu se la hayas comprado. De esta manera harás que  ellos entiendan que sus decisiones tienen consecuencias y comiencen a aprender a manejar el dinero.

Las galletas o dulces es solo un ejemplo. Podrías pensar quizás en su consumo telefónico, juguetes, salidas a comer helado o postres etc. Como te digo, ya esos detalles dependerán de ti. Lo importante es darles el dinero suficiente para que puedan cubrirse esos gastos y no reponerles o comprarles lo que ellos decidieron no comprar.

¡No sabotees el ejercicio!

El otro punto importante es dejar que ellos tomen sus decisiones. Si compran algo que no te parece, puedes darle tus razones de porqué piensas que no es adecuado, pero finalmente la decisión la deben tomar ellos.

Sí es importante que puedas mostrarle cómo, si deciden no gastar todo el dinero “hoy”, la próxima semana o el próximo mes tendrán más y podrán comprar algo que realmente les guste más, algo que cuesta seguramente un poco mas.  Plantéales escenarios para que puedan entender que si se gastan todo el dinero hoy, quizás mañana se presente otra oportunidad para gastarlo y que esta nueva oportunidad les hubiese gustado más pero ya no tienen el dinero.

Te pongo un ejemplo, supongamos que hoy tu hijo (a) decide gastar todo su dinero en las compras del supermercado, y mañana un amiguito(a) le hace una invitación para comer helado, ya se gastó todo el dinero, así que no podrá ir.  En caso de que esta situación se presente, tu no debes darle el dinero para que vaya, porque entonces no estaría aprendiendo nada.

Quizás alguno diga que hay que dejarlos disfrutar la vida, y si es cierto, pero comprar por impulso no es disfrutar la vida, menos cuando mas adelante te das cuenta que hubieses preferido usar tu dinero de una mejor manera. Los invito a pensar en el largo plazo. Todos los extremos son malos, así que solo hallemos la mejor manera de potenciar nuestros recursos y vivir una vida feliz, pero no por 5 años sino  por 60 o 70.

Sobre este tema y como manejarlo existen muchas variaciones, como te digo depende principalmente de ti y de tu situación. Solo espero pueda darte algunas ideas de como implementarlo. Seguiremos ahondando un poco más sobre esto en futuros artículos.