El Miedo a Invertir

A pesar de que escuchamos constantemente que debemos invertir y que tenemos que poner a trabajar nuestro dinero, la inmensa mayoría de nosotros no lo hace. ¿Por qué? Por miedo. El Miedo a Invertir nos paraliza.

Antes de meternos de lleno en las razones que puedan generar la aparición de el miedo a invertir, definamos primero qué es Invertir, según economipedia:

Una inversión es una actividad que consiste en dedicar recursos con el objetivo de obtener un beneficio de cualquier tipo. En economía los recursos suelen identificarse como los costes asociados. Los principales recursos son tierra, tiempo, trabajo y capital. Con lo cual, todo lo que sea hacer uso de alguno de estos cuatro recursos con el objetivo de obtener un beneficio es una inversión.

Podríamos decir de manera simple, que Invertir es usar los recursos inteligentemente. Utilizarlos y obtener beneficios de ello.  Y si usar nuestro capital puede traernos beneficios, entonces ¿Por qué no lo hacemos?

El miedo a invertir

El Miedo a Invertir

Como en muchos aspectos de nuestra vida, el miedo tiende a paralizarnos y nos impide actuar, a  sabiendas incluso que sería algo bueno para nosotros. Con el tema de las inversiones pasa exactamente lo mismo. Tenemos miedo.

Miedo a perder, miedo a que no sea rentable, miedo a que nos estafen, miedo a los sacrificios, miedo a la dedicación que hay que ponerle, y así cada uno tiene sus propias razones y/o experiencias que alimentan ese miedo.

Otra razón importante es el miedo a lo desconocido, y en contraposición, el miedo por lo que creemos que sabemos o conocemos.

¿Cómo podemos entonces, superar esos miedos? en un par de artículos anteriores , conversamos acerca de la mentalidad y su importancia en esta tarea de alcanzar la riqueza. Aqui les dejo en link de  Mentalidad de Abundancia vs Mentalidad de Pobreza

Superando los Miedos

Como seres únicos que somos, todos tenemos nuestras propias experiencias y difícilmente podemos  encontrar razones comunes para todos, pero a pesar de ellos en términos de inversión muchos tenemos percepciones parecidas, por lo que a continuación listamos algunas de las más comunes:

  1. Miedo a Perder: es muy común y muy normal, los seres humanos tenemos una fuerte aversión a las pérdidas, el impacto que tienen las pérdidas es en proporción mucho mayor a la alegría que genera una ganancia. Algo  importante de entender aquí, es que el dinero en un banco o bajo el colchón, a pesar de que seguimos viendo la misma cantidad todos los días, en realidad está perdiendo su valor, es como que mensualmente tomemos un poco y lo echemos a la basura. Una vez que entendamos eso puede que nos abramos un poco más a la idea de invertir.
  2. Miedo a lo desconocido: en este caso podemos separarlos en 2 situaciones distintas. La primera el desconfiar porque no sabemos si la oportunidad de inversión es realmente buena, o incluso real, y no una estafa. Y la segunda es pensar que no estamos lo suficientemente preparados para invertir en cierta actividad. Nuevamente muy normal pero tiene arreglo. En internet existe una cantidad infinita de información acerca de distintas formas de inversión, mucha de dudosa procedencia si, pero toca investigar. Distintas fuentes, distintos medios. Dinero fácil no existe, si existen buenas oportunidades de inversión con retornos elevados,  pero que requieren mucho estudio, preparacion y dedicacion, no confundamos eso. 
  3. Miedo a no tener una  buena rentabilidad: es necesario que entendamos que el que no arriesga no gana. Es tan simple como eso. Un mayor riesgo generalmente implica una mayor rentabilidad. Como en el punto anterior es muy importante evaluar bien la oportunidad que se nos presenta. Investigar y entender de qué trata. Finalmente una rentabilidad baja es mejor que cero rentabilidad. Solo tu sabes cuanto estas dispuesto a arriesgar y saber ponderar esa relación riesgo/beneficio es vital.

Para finalizar quiero dejarte algunas recomendaciones, para que superes el miedo a invertir. La primera, aunque trillada tal vez, es que la mejor inversión que puedes realizar es en conocimiento. Educate, no hablo de un título universitario, hablo de libros sobre el tema en el que quieres invertir, cursos, seminarios, mentorías. Busca e investiga. No te vayas con el primer anuncio que encuentras ofreciendo ganar dinero sin mover un dedo. 

Trabaja tu mentalidad. Permite que esté abierta para saber identificar las oportunidades y más importante aún para crearlas. Sal de tu zona de confort, nada bueno sale de allí. 

Ten presente que para invertir no se necesitan miles de dólares, existen oportunidades que te permiten invertir con menor presupuesto. Si aún no has armado tu presupuesto, hazlo, Y comprométete contigo mismo a apartar mensualmente un monto para invertir.  

Explora y explota tus habilidades, emprende tu propio negocio. No quieras hacerte rico de la noche a la mañana, no funciona así. 1 $ adicional que generes hoy es mejor que no generar nada. 

No todas las oportunidades de negocio que se te presentan son estafas, no te dejes llevar por malas experiencias del pasado. Si de niños dejamos de intentar caminar porque nos caemos, ninguno de nosotros caminaría hoy dia. En cambio aprendemos de cada caída y seguimos intentándolo, y aquí estamos todos.

Igual pasa con las caídas de la bicicletas o los patines. Las caídas existen, los golpes también, pero hay que aprender de ellos y seguir adelante, llega el dia en que nos convertimos en expertos y hasta soltamos el manubrio o nos atrevemos a saltar y girar en los patines.

No permitas que el Miedo a Invertir te Paralice.